Vasto potencial energético de México

Vasto potencial energético de México

México cree tener 12 veces más hidrocarburos de los que ha probado tener, así que podría aumentar su producción energética.

Mucho del éxito o fracaso del negocio energético en México depende de las expectativas sobre la cantidad de hidrocarburos que posee el país, es decir, los recursos prospectivos. De acuerdo con la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), a la fecha México cuenta con un volumen de 112,800 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (MMbpce).

Para ponerlo en perspectiva, las reservas que México sí tiene la certeza de poseer (las reservas probadas) ascienden a 9,160 Mbpce, que equivalen al 8.12% de los recursos prospectivos. En otras palabras, México cree tener 12 veces más hidrocarburos de los que ha probado tener.

 

 

COMPARATIVO DE CAMPOS TERRESTRE
  • Los campos terrestres descubiertos en México son, en promedio, tres veces más grandes que los campos en Colombia y hasta cuatro veces mayores que en Brasil.
  • Los descubrimientos terrestres en México promedian 59 MMbpce, mientras que en Colombia 23 MMbpce y en Brasil 16 MMbpce.
  • La mediana (P50) de los campos terrestres en México excede en 22% la mediana de campos en Colombia y en 92% la mediana en campos en Brasil.
  • Entre los campos terrestres mexicanos destacan en tamaño: Samaria (2,214 MMbpce), Poza Rica (1,871 MMbpce) y Jujo-Tecominoacán (1,702 MMbpce), los cuales presentan reservas recuperables superiores a los campos terrestres más grandes en Colombia (Cano Limón: 1,341 MMbpce) y Brasil (Carmópolis: 443 MMbpce).

 

INGRESOS AL ESTADO

El Estado percibió ingresos provenientes de Contratos de Exploración y Extracción de Hidrocarburos por $339 millones de dólares a lo largo de 2017, que representa 18 veces el monto percibido en 2016 (19 millones de dólares).

De estos ingresos, $180 millones de dólares provienen de bonos a la firma de las rondas de licitación, $108 millones de ingresos derivados de la comercialización de hidrocarburos del Estado, $36 millones por concepto de regalías y $15 millones de cuotas contractuales.

Cabe destacar que los ingresos en enero de 2018 ascienden a $24.09 millones de dólares, que representa 10 veces los ingresos en enero de 2017 ($2.52 millones de dólares).

 

ALTA PRODUCTIVIDAD EN POZOS DE GAS

La producción acumulada promedio por pozo en la cuenca de Veracruz en los primeros cinco años de vida es de 4,921 miles de millones de pies cúbicos (mmpc), cantidad superior al pozo promedio en el mismo periodo de las siguientes regiones:

  • Burgos, cuya producción acumulada promedio por pozo está calculada en 1,404 mmpc.
  • El play no convencional de Eagle Ford Southeast, con producción promedio estimada en 1,788 mmpc por pozo.
  • El play no convencional de Eagle Ford Southwest, que alcanza 3,628 mmpc por pozo.

 

Esto significa que la recuperación promedio de hidrocarburos en un pozo en Veracruz es 250% superior respecto a un pozo en Burgos, 175% a un pozo en Eagle Ford Southeast, y 36% al pozo de Eagle Ford Southwest en sus primeros cinco años de producción.

El pozo estándar en la cuenca de Veracruz tiene un promedio de producción acumulada de gas natural durante su vida útil de 6,639 mmpc, que representa una producción 136% superior al promedio de producción acumulada de los pozos en la cuenca de Burgos (2,814 mmpc), y 117% más alto que la producción promedio acumulada por pozo en Eagle Ford Southeast, estimada en 3,049 mmpc.

La producción acumulada promedio por pozo en Eagle Ford Southwest es 25% superior a la producción acumulada de un pozo en Veracruz, aunque el primero se trata de un play no convencional.

La cuenca de Veracruz tiene una extensión de 34,825 km2. El principal play en la cuenca de Veracruz es de edad Mioceno, donde se ha producido principalmente gas seco y gas húmedo.

Se han perforado históricamente 571 pozos productores, de los cuales se consideraron 226 pozos para este análisis.

La American Chamber of Commerce México no está peleada con el concepto de una mayor producción mexicana de crudo y gas natural. Y de hecho que México tenga la posibilidad de incrementar su producción en ambos energéticos le brindaría una mayor certidumbre política.