La dieta (infalible) de los economistas

Dos economistas, que alguna vez sufrieron sobrepeso, dicen que se