Noventa, sesenta… ¡proyecta!

El instrumento de comunicación más poderoso que una persona tiene